5 elefantes los viernes

Hola amig@s!

Aquí llegan de nuevo “5 elefantes los viernes”, una lista de las cosas que estoy valorando, disfrutando o explorando.

A weekend in Brooklyn Heights.

El 10 de Marzo tengo la gran suerte, después de dos años de espera, de poner rumbo a Austin, TX 🇺🇸 para asistir a SXSW. ¿Cuántas veces habré hablado con mi querido @Gonzalo Corrales de este festival cuya misión es ayudar a las personas creativas a lograr sus objetivos?¿Cuántas veces soñé con asistir y cuantas visitas a la web? ¿Cuántas veces me he imaginando paseando por las calles de Austin y conectando con su gente? Ha llegado ese momento, y ahora estoy allí.

Antes de llegar he pasado un gran fin de semana largo con mi hermano @Arturo en NYC, hoy comparto con vosotros mis aventuras en América.

En el avión – ¿Qué hago?

Leo lo nuevo de Haruki Murakami, Primera persona del singular (Editorial Tusquets).
Veo:

Roadrunner – Anthony Bourdain (Amazon prime). Me pregunto cómo sería Les Halles, el mítico restaurante de Tony.

-Street Gang: How We Got to Sesame Street (Amazon prime). Si tenéis niños, por favor, no dejéis de verlo, os va a interesar.

¡Mis trucos para viajar!

-No probar la comida del avión (es buen momento para hacer un breve ayuno).

-Unos buenos headphones, los míos son los nuevos Bose Headphones 700, noice cancelling, fundamentales para evitar ruido de los aviones, trenes que te dejan aturdido y cansado.

-Camisa con bolsillo y siempre pasillo.

Que no hago: dormir, imposible.

The journey. 

Son las 20.00 pm. Después de los trámites de rigor y de la pesada cola de pasaportes de una hora y media, me monto en el taxi, es jueves y hora punta, hay mucho movimiento. Veo el atardecer pasando por uno de los suburbios de NYC.

Mi hermano me espera en la puerta del brownstone donde vive, que es como se denominan las casitas bajas, son elegantes hogares residenciales, de tres plantas, con fachadas sencillas y, muchas veces, tejados a dos aguas de donde sobresalen ventanas de buhardilla.

Nos damos un fuerte abrazo, dejamos los bártulos y nos vamos a uno de los lugares más espectaculares del barrio: la pasarela elevada Brooklyn Heights Promenade. De repente el Skyline de New York, unas vistas increíbles de Downtown Manhattan, el puente de Brooklyn, los parques y muelles del Brooklyn Bridge Park y la Estatua de la Libertad.

A pesar de no haber dormido nada en el avión, del catarro y del palizón de trabajo de las últimas semanas estoy deseando escuchar los planes que Tuto tiene preparados, lo mejor sin duda pasar unos días con él, y disfrutar de lo que venga, empezamos ya.

Me hace de anfitrión por su Brooklyn Heights y resulta que acaba siendo un plan memorable.

Nos dirigimos a la que dicen que es la mejor pizzería de NYC, Lucali, no admiten reservas, nos dan una hora de espera que pasamos con un margarita en Bar Bruno, otro mítico del barrio que se define como la casa de la Michelada y el Fish Taco. Se nos pasa volando la hora y unos tequilas después volvemos, con más ganas que antes, a por nuestra pizza.

Una de los detalles que más me gustan de NYC es la cálida iluminación de los restaurantes, en Lucali la atmósfera es acogedora. Tuto y yo tenemos una vieja tradición compartiendo pizzas, nos reímos de los tiempos en los que la teníamos que partir con una regla para que estuviesen exactamente iguales.

Nuestra comanda es una gran pizza, de 2 mitades diferentes, la clásica de la casa y otra que nos recomienda la camarera, muy guapa y con la que entablamos conversación,  nos dice que tiene familia en España.Dos curiosidades sobre Lucali, solo cash y el descorche es gratis, de hecho no tienen bebidas, todo el mundo se lleva su botella, tiene mucha personalidad  y el ambiente es diverso. Algunos New Yorkers que peregrinan desde partes alejadas de la ciudad aun a expensas de esperar varias horas o incluso de no poder cenar.

Terminamos la pizza con gran apetito y la camarera nos recomienda un cocktail bar al que solo por el nombre es imposible renunciar Barely Disfured Speakeasey , nos aconseja no volver a casa sin probar su mejunje favorito llamado dirty old man, ya sabéis donde nos condujeron nuestros pasos.

Resulta que el lugar está muy animado, es oscuro pero sin ser lúgubre, detrás de la barra una camarera tatuada, lleva el pelo rapado, nos sentamos en la barra al lado de una pareja que parece local. Él lleva una barba que le llega al ombligo, ella es menuda, tiene un rostro suave y ovalado.

Es el clásico sitio en el que pasan cosas, la lista de cocktails es sorprendente y apetecible, de nombres curiosos, decidimos probar el Dirty Old Man y evitamos de momento el llamado Prelude to a Broken Arm y renunciamos por supuesto a the Little Death.

Brindamos y abrimos el gaznate para que entren en proporciones equilibradas, Tequila Milagro, Ilegal Mezcal, red chili-infused Aperol, agave, lime, pineapple, Peychaud’s bitters, ¿el resultado? Refrescante, algo picante, jugoso y en definitiva delicioso.

Pedimos otros dos y, como exige la etiqueta de estos garitos, comenzamos a hablar con nuestros vecinos de barra, el brabudo Menachem Benarroch nos pide que le contactemos de nuevo si viajamos a Israel, nos recomendará los mejores lugares.

Terminamos la noche dando un paseo de vuelta a casa, no puede empezar mejor fin de semana, que traerá la que posiblemente sea la última tormenta de nieve del año, se espera un fin de semana gélido.

El martes 15 de marzo a las 5.35 am, noche cerrada y estoy apunto de empezar la aventura texana, me voy sintiéndome muy orgulloso de mi broder. En esta ciudad hay que estar en forma, on top of your game, Tuto, hermano, como dicen aquí, I salute you!

Tal vez he encontrado el ritmo de NYC algo más pausado, se notan aún los coletazos del COVID aunque la ciudad está prácticamente liberada de las malditas mascarillas,  pienso que la energía de las ciudades son las personas, no me cabe duda de que la gran manzana recuperará su ritmo o mejor dicho sabrá reinventarse en positivo. Si alguien puede hacerlo es el neoyorkino, no abandona nunca.

Por si os interesa compartir algunos planes apetecibles:

-Bici desde Brooklyn Heights hasta  World Trade Center.

-Visita al  Memorial Museum y edificios.

-NBA:  Barclays Arena, Brooklyn Nets con el gran Kevin Duran.

-Tacos en la esquina NYC.

-Cocktails y ostras en  Grand Army.

-Tiendas:  The Goose Barnacle

-Explorar NYC, perderte, hablar con la gente, abrir los 5 sentidos, entrar en librerías, caminar y no descansar hasta no poder más.

Banda sonora del viaje.

-LCD – New York i love you but you are bringing me down (Spotify)

-Dripfield- Goose (Spotify)

-Si Quema- Alta Elegancia (Spotify)

 

Documental que veré a la vuelta: The Booksellers.

¿Y sabes que falta? La mejor hamburguesa de NYC! Como no, rememorando uno de los mejores episodios de How I meet your mother, la hemos encontrado. Si te interesa saberla escríbeme y te digo cual es!

Os deseo un gran fin de semana lleno de aventuras y grandes experiencias!

Como siempre, ¡gracias por estar ahí! Ya sabes que me puedes contactar en lprieto@madblue.es y través de las redes sociales como LinkedIn o Instagram. ¿Qué punto de arriba es tu favorito? ¿Qué te gustaría que hablara? Me encantaría conocer tus comentarios o sugerencias, ¡avísame si has visto a un elefante suelto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Tienes más información en nuestra Política de cookies y privacidad