Vivir sin plástico es posible. Conoce la inspiradora historia de Patri y Fer

El consumo de plástico se vuelve cada vez más insostenible. Su creciente uso y los residuos que genera este material  contaminan el entorno en el que vivimos y amenazan la biodiversidad. Patricia Reina y Fernando Gómez han apostado por una vida sin plástico.

¿Quienes son Patricia y Fernando?

Dos personas normales y corrientes que un día decidieron plantarle cara al plástico desechable.


¿Cuando comenzasteis esta aventura y porque?

Empezamos en agosto del 2015. Por aquel entonces, como personas concienciadas con el medio ambiente, intentábamos generar pocos desechos pero, sin ser ser muy conscientes de ello, nos habíamos dejado llevar un poco por el ritmo de consumo de la sociedad y cada vez producíamos más. Esto nos hacía sentir fatal.

Muchas veces imaginamos la cantidad de residuos que una persona puede generar a lo largo de su vida y nos preguntamos dónde acabaría todo eso.

Un día cualquiera, después de ver algunos videos en internet de personas que vivían sin generar basura, a Patri le pareció que podríamos intentar hacer lo mismo. Como la idea de vivir sin basura se nos quedaba un poco grande decidimos empezar por el material que más nos molestaba desechar, el plástico.

vivirsinplastico

¿Qué os ha aportado vivir sin el plástico?

En general nos ha llevado a simplificar nuestra vida y a ser menos consumistas. Comprobar que podemos reducir el plástico y no echarlo de menos nos ha animado a seguir reduciendo más cosas.

Ahora no dependemos tanto de lo material y nos sentimos mucho más libres.

Además, buscar alternativas al plástico nos ha hecho mucho más creativos. Hay productos que, a no ser que los prepares tú mismo, no los consigues sin plástico. Nosotros tuvimos que aprender a hacer algunos de nuestros propios productos de cosmética y limpieza.

Otra ventaja es que nos ha hecho salir de nuestra zona de confort, lo que siempre ayuda a crecer y a evolucionar.

Dejar de vivir en modo automático, estimula nuestros sentidos y nos hace sentir más vivos.

Y lo mejor de todo, es la sensación de saber que estás aportando tu granito de arena para mantener este planeta un poquito más limpio. ¡Hasta nosotros nos sentimos más limpios! Esa sensación sí que es gratificante. Sólo por eso ya merecería la pena

¿Es difícil prescindir de este material en el día a día?

En realidad  es mucho más sencillo de lo que parece. Lo más complicado fue cambiar de hábitos. Al principio estábamos tan acostumbrados a bajar al supermercado cada vez que necesitábamos algo y a comprar lo que se nos antojase que nos llevo un tiempo adaptarnos a evitar el plástico, pasamos por una etapa de “reajuste”. Pero poco a poco encontramos alternativas y sitios donde comprar prácticamente de todo sin plástico. Ahora comprar así se ha convertido en rutina. No nos da la impresión de que estemos haciendo nada especial por evitar este material. Nos sale de una manera natural.

¿Qué consejos daríais para comenzar a vivir sin plástico?

Lo principal es dar pequeños pasos. Empieza por lo fácil y, una vez que lo tengas dominado, ve un poco más allá. Si te planteas eliminar todo el plástico junto, lo más probable es que te des por vencido antes de empezar.

Piensa que todo suma y que cada vez que lleves una bolsa a la tienda, es una bolsa menos que puede acabar en el océano y que cada cápsula de café que no tomes es una cápsula menos en el vertedero… así irás reduciendo tus residuos sin darte cuenta.

Y, si hay algo que se te atranca, déjalo para más adelante y sigue por otro lado. Avanzando poco a poco tras unos meses se puede reducir muchísimo y sin un gran esfuerzo.

No hay que intentar ser capitán planeta ni que nos pongan una medalla, sino de ir haciendo cambios sencillos en nuestro día a día y avanzar a nuestro ritmo.

No se trata de todo o nada, se trata de dar lo mejor de de cada uno y entre todos marcar una diferencia.

Hay tantos pequeños cambios que son fáciles que nos resultan difíciles de enumerar, como utilizar trapos de cocina en vez un rollo de papel, llevar un pañuelo de tela en vez de desechables, salir de casa siempre con una bolsa de tela, evitar el exceso de embalaje, intentar comprar a granel… Es un conjunto de pequeñas acciones.

Al final todo suma y una vez que empieces, será como una bola de nieve a medida que recorre el camino, se irá haciendo más grande y fuerte.

¿Donde podemos hacer la compra sin plásticos?

En la actualidad comprar en la mayoría de los supermercados sin plástico es tarea imposible. Todo se vuelve más sencillo cuando frecuentas mercados y tiendas de barrio.

Aunque estos establecimientos también usen plástico, si les comentas que quieres hacer tus compras sin generar residuos no suelen poner problema.

Además cuando vas siempre a los mismos sitios al final te acaban conociendo y ni te preguntan. Bueno, si que te preguntan, pero es sobre esas bolsas de tela tan chulas que llevas.

Y te acaban hablando del sinsentido de usar tanto plástico. Y es que, lo usen o no, a casi nadie le gusta.

Cada vez se están abriendo más tiendas de venta a granel en donde se puede encontrar prácticamente de todo sin envasar.

Pese a vuestro afán por erradicar el plástico de vuestras vidas, ¿cuál es el que más se os resiste?

En nuestra casa apenas hay objetos de plástico y si tenemos que reemplazar alguno, buscamos una alternativa sin plástico.

Eso sí, tenemos ordenador, móviles, bicicletas, cámaras de fotos, electrodomésticos,… con componentes de plástico.

La verdad que en cuestión de plástico desechable solo nos quedan pequeñeces, como los dispensadores de las botellas de aceite (aunque lo compramos en vidrio, siempre vienen con un dosificador de plástico). Aparte de esto algunas pegatinas de frutas, etiquetas, precintos de algunos tarros de vidrio, despistes y envoltorios de algunos regalos que nos hacen.

 

Cosas sin las que podéis vivir.

La verdad no somos nada materialistas. Una vez que tenemos las necesidades básicas cubiertas, el resto no nos parece tan necesario. Eso sí, nos encanta salir a cenar, de cañas y pasar todo el tiempo posible cerca del mar.

Sobre todo podemos vivir sin tantos objetos de usar y tirar, sin generar tanta basura y sin plástico ;).

¿Futuros proyectos en mente?

Tenemos varios  proyectos que nos gustaría realizar, pero todavía no sabemos si será posible. Siempre tenemos más ideas que tiempo para llevarlas a cabo.

Creemos que es urgente que las empresas se hagan cargo de su parte de responsabilidad y cambien sus políticas ambientales hacia una reducción radical de desechables.

Alrededor de un 80% de la población realiza sus compras en supermercados e hipermercados, por lo que es fundamental que se involucren. Aunque poco a poco están anunciando medidas, nos parecen muy poco ambiciosas.

Hay muchísimas cosas muy sencillas que podrían implementar. Nos gustaría crear una campaña para ayudar a que esto ocurra.

Vía: Piel de Atún

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This website uses cookies to improve your experience. You have more information in our cookies and privacy policy.

STAYTUNED

¡MadBlue continúa! Suscríbete y conoce todas las novedades